JUDÍAS BOCHORNO ó Potaje vegano de verano

12 Ago
Judías Bochorno

Judías bochorno

JUDÍAS BOCHORNO ó POTAJE VEGANO DE VERANO

Bochorno, con el calor me dejaste, y mientras subes yo caigo y me abraso en este horno” (Letra del bolero y novela “Bochorno”, escrito por Leopoldo Alas e interpretado por Amor de Madre). https://www.youtube.com/watch?v=56OJSKEsc34

¿Quién dijo que en verano no se comen potajes? Las legumbres y las verduras han de ser nuestras compañeras fieles en este viaje turbulento y sin retorno que es la vida. Con ellas la salud está garantizada. La alegría de las papilas gustativas también.

Ingredientes para 4 personas con hambre veraniega:

– Unos 650 grs de judías blancas de Navalcarnero (aconsejo Navalcarnero, -Madrid-, -España-, puesto que muchos abuelos las cultivan mimándolas; suelen venderlas en las bodegas, por ejemplo en la de Manuel Muñoz, al lado de las Cuevas del Tío Juanón).

– 1 k. De calabaza (que partiremos en trozos hermosos).

– 1 cebolla generosa (entera).

– 1 tomate hermoso y bien rojo (entero).

– 4 patatas.

– 2 zanahorias.

– 2 hojas de laurel.

– 1 cabeza de ajos morada.

– 6 ó 7 granos de pimienta negra.

– 1 raíz de cúrcuma rallada (que no rayada, pues rayada viene de rayo y de las fatigas que se producen cuando cae uno).

– chorro de aceite de oliva.

– agua mineral (sin gas).

– ½ cucharadita de café con pimentón de la Vera.

– 2 ñoras.

ELABORACIÓN:

En nuestra adorada olla exprés ponemos todos los ingredientes en crudo y a la vez. Cubrimos tasamente con agua mineral. Cerramos la olla exprés. La temperatura está al máximo. Cuando la olla empieza a pitar bajamos el fuego al mínimo (si tu hornilla es de gas), o al 5 (si tienes una horrorosa placa eléctrica, con la que se cocina regular pero ¡da tantísimos beneficios a los 4 que dirigen las compañías eléctricas mientras nos esquilman con la oficialidad de sus latrocinios!).

Dejamos 40 minutos a partir del pitido. Si las judías son un poco viejas necesitarán 10 minutos más.

Una vez apartadas ya del fuego, espera a que se descompense la olla antes de abrirla (las prisas no son buenas consejeras para nada de nada; en los laboratorios y en las cocinas menos aún).

Corrige de sal si fuere (futuro de subjuntivo) necesario.

Y puedes emplatar como gustes.

Puedes poner de primero un gazpacho punk, de postre una pieza de fruta, acompañar con un buen trozo de pan de centeno y una copita de vino tinto.

CONSEJILLO:

Si te sientes arriba, puedes crecerte más aún triturando la cebolla, algunos trozos de calabaza, el tomate y las zanahorias. La carne de las ñoras la despegas de su propia piel con una cucharilla y la añades al triturado. Acto seguido lo viertes a las habichuelas blancas. Comprobarás el bonito color burdeos que regala a las Judías Bochorno o Potaje Vegano de Verano. También un extraordinario y particularísimo sabor.

Sí, la elaboración de este plato tiene dificultad cero. Está especialmente recomendado y pensado para torpes sin solución, zotes crónicos y afectados por el estrés de los XChef de turno.

PROPIEDADES NUTRICIONALES:

Francamente, cuesta entender la expresión peyorativa “dar calabazas”, pues dicha baya es extraordinariamente rica en nutrientes fundamentales para el mantenimiento y reparación de la salud de los seres llamados humanoides, es decir tú que lees esto y yo que lo escribo.

La calabaza está forrada hasta decir basta de vitamina A (super necesaria para la reparación de la piel, ojos -prevención de cataratas y retinopatías, diabéticos del mundo- así como membranas exteriores de las células), de vitamina E (la de la eterna juventud: extremadamente antioxidante), de vitamina C (antioxidante, reparador celular, ayuda a fabricar colágeno, combate el estrés emocional y medio ambiental). Sobrada en magnesio, calcio, hierro y potasio entre otros.

Y además de todo esto, posee en abundancia unas sustancias llamadas licopenos, que ayuda a prevenir y combatir el cáncer de próstata, de pulmón, de vejiga y de estómago.

Las judías blancas tampoco quedan atrás en bondades: 100 grs de judías tienen 420 mgr de fósforo (huesos, dientes, cartílagos, cerebro y memoria), 20grs de proteínas (más que en un filete de carne), 0 de colesterol. Regula la glucosa, y favorece soberanamente el tracto intestinal.

Y la cúrcuma, esa joya de la corona, mano de santo para casi todo: hígado, antiinflamatorio, anticancerígeno y tumoral, riñones, etc. Échale un vistazo al enlace:

http://www.botanical-online.com/curcuma_longa_propiedades_medicinales.htm#

En definitiva, las Judías Bochorno o Potaje vegano de verano, son maná de dioses.

Salud, para disfrutar de la Vida.

JUDÍAS BOCHORNO ó Potaje vegano de verano

GOLPE A GOLPE, CUERPO A CUERPO

13 Jul

GOLPE A GOLPE, CUERPO A CUERPO

 

Los cincuenta y un años que acaba de cumplir el Festival Flamenco de Almería, lucen una salud esplendorosa. Por primera vez el Festival sale a la calle, se restriega en esos lugares donde pasan las cosas, se roza con la gente, desde un mismo nivel, incluso físico. La rasera que iguala arte y vulgo son los jardines del museo Doña Pakyta. El espectáculo, nada al uso, propicia nuevos testigos para otra vanguardia. La propuesta es “Nada personal”, un espectáculo intimista, de danza contemporaneo-flamenca interpretado por dos hombres. Ora sincronizados en una misma vibración, con el lenguaje más primitivo como pegamento: la percusión, ora abandonándose a las propuestas musicales de un acordeón misterioso y juguetón, que abre puertas a estados mentales insospechados.

Daniel Doña y Cristian Martín

Nada personal”, la última propuesta del bailarín y coreógrafo granadino Daniel Doña, ha sido finalista de los premios Lorca del Teatro andaluz. La sincronía de los dos bailarines, Daniel Doña y Cristian Martín, la música estremecedora de Freddy Valero, los loops de fondo, lejanos, donde se conjugan voces y tablas indias con deblas y cantes flamencos, zambulleron a público y artistas en el mismo océano emocional. No está el flamenco acostumbrado a presenciar el diálogo gestual, de la danza cuerpo a cuerpo entre dos hombres. Danza tan bella y sugerente como pueda serlo entre dos mujeres o, más convencional, entre mujer y hombre.

Conviene seguirle la pista a esta compañía. Conviene recordar también que Daniel Doña y su juventud están ampliamente reconocidos y colmados de premios: “EL OJO CRITICO de RNE 2016 en DANZA. Premio HEBE de Honor 2016. Premio MAX de las Artes escénicas a la mejor coreografía por “DE CABEZA”, dirección Teresa Nieto. Premio Hugo Boss a los Jóvenes valores de las artes escénicas. Premio Bailarín Sobresaliente en el Certamen Coreográfico de Danza Española y Flamenco de Madrid. Premio de Coreografía y de Solo en el Certamen Coreográfico de Danza Española y Flamenco de Madrid. Finalista Premios LORCA del Teatro Andaluz como mejor interprete de Danza Contemporánea. Finalista Premios MAX como mejor Interprete Masculino de Danza por “EN SUS 13”. Finalista Premios MAX, mejor coreografía y espectáculo por REW junto a Manuel Liñán. Cuatro Candidaturas Premios MAX por el espectáculo “A PIE” (2014). Cuatro Candidaturas Premios MAX por el espectáculo “NO PAUSA” (2016).

Iniciativas como esta engrandecen el espíritu colectivo de una ciudad. Sin duda la propuesta más arriesgada de este Festival Flamenco Almeriense en su edición número 51, podría ser “Nada personal”, además gratis, de entrada libre hasta completar aforo.

Algo está cambiando en la ciudad del taranto, y es para mejor.

Carmen K. Salmerón.

ANTONIA ROMERO INICIA EL CIRCUITO “DE PEÑA EN PEÑA” EN ADRA (ALMERÍA)

12 Jun

IMG_1233

El pasado 2 de junio se inauguró el circuito flamenco “Almería de peña en peña”. Fue en Adra, Abdera, una de las ciudades más antiguas de la península Ibérica. También es conocida como la “puerta de las Alpujarras”. Fenicios, cartagineses, romanos, árabes han poblado sus calles, han respirado su aire, han bebido su agua, se han alimentado de sus peces. Plinio El Viejo hablaba ya de la exquisitez de las salazones abderitanas. Y ahora, en estos tiempos más contemporáneos, Adra es una de las localidades más aficionadas al flamenco.

A las 21: 30 estaba prevista la apertura de la Peña La torre de Adra. Pero lo cierto es que el calor echó a la gente a la calle a tomar un refrigerio y una nutritiva tapa de pescado que tanto abunda en esas costas mediterráneas.

Petadas, las calles estaban petadas. En esa hora punta bendita y ansiada cuando cierran los comercios cada viernes por la tarde. Y así, tímidamente, empezó la peña de La Torre a recibir al público flamenco.

El recital se hizo esperar, pero bien valió la pena. En esta ocasión Antonia Romero iba acompañada del tocaor Damián Sánchez, joven flamenco profesor de guitarra en La Cañada, y alumno en el conservatorio almeriense. Damián abrió con una bulería por soleá con mucho sabor, elegancia, y chisporroteos vicentinos (Vicente Amigo).

A continuación decidieron explayarse en la jondura, dando pie a una malagueña de Chacón, de la cartagenera Concha Peñaranda, virando a fandangos de Lucena, por un lado, posteriormente enlazando con los de Pérez de Guzmán y acabando el hilván por fandangos del granadino Frasquito Yerbabuena. Once minutos soberbios de flamenco añejo.

Continuó la cantaora por alegrías, pero no por las alegrías al uso de Cádiz, no. Por alegrías de Córdoba. Alegrías que popularizó en los años cuarenta el gran Curro de Utrera: “Pregúntale al platero”; “la hija de la Paula, la Paula no es de mi rango, ella tiene un cortijo, yo voy descalzo”.

La noche iba con un respeto ceremonioso a la tradición. Continuaron pues por soleá de Triana. No me mientas, libre quiero yo vivir, libre me parió mi madre, vivo tranquila en el mundo que a nadie le he hecho yo ná, a ver quién vive en el mundo con esa tranquilidad”. Esta soleá de Triana suele llevarla Antonia en el repertorio “El cante de la mujer flamenca”. Continuaron el recorrido por tientos tangos rematando por la Repompa, cante también incluidos en el repertorio anteriormente enunciado.

La segunda parte del concierto no fue menos enjundiosa. Invocaron a García Lorca por cabales derivados a seguiriyas, “El llanto de la guitarra”, cante ciertamente poco usual en estos tiempos. Antonia, aunque tímida es bien hábil, quiso poner unas sonrisas al público desconcertado, y tiró por guajiras, cante de ida y vuelta que le ha valido para ganar más de un concurso. Y el público, ya caliente, se vino arriba y pidieron el palo de Almería, tarantos. Antonia Y Damián jugaron al despiste:

esto no son tarantos, es media granaína”, dijo a media voz alguien del público. “No, es granaína”, le secundó otro espectador. “No, no, es otra malagueña”, continuó un tercero. Finalmente Damián entró en el taranto por malagueñas. ¡Sublime!

IMG_1245

Y con ese subidón, siguió la Romero por bulerías, cuplé por bulería de otra grande, Adela la Chaqueta.

Y para que la entrega público artistas llegara al culmen, se marcaron unos fandangos de Vallejo y fandangos naturales de órdago.

Interesante noche la de Adra y su peña La torre. Tan sólo cabe felicitar al presidente, Miguel Galdeano por izar el estandarte de las canteras flamencas: las peñas.

Carmen K. Salmerón.

LA GUAJIRA VOLVIÓ A TRIUNFAR AUPADA ENTRE FLAMENCOS Y PÚBLICO

6 Abr

IMG_0695

A las nueve de la noche del primer sábado de abril tuvo lugar uno de los encuentros flamencos más esperados del año. La gala de la Guajira, “Flamencos por La Guajira”, en el quinto aniversario de la asociación cultural situada a los pies de la Alcazaba almeriense. La Guajira ha pintado de muchos colores el panorama cultural: música, jam sessions, teatro, exposiciones de fotos, talleres didácticos y, los fantásticos miércoles flamencos. La Guajira alimenta con nutrientes de extraordinario valor la curiosidad e inquietud de la ciudad del taranto. Ha pasado a ser, más allá de un lugar de reunión, de conciertos, el vientre en el que se han gestado grupos como los inigualables y altamente recomendados “Milonga Flamenca”.

IMG_0627

Y los tempranos, que habitan la ciudad del taranto, saben agradecer la mano que los alimenta. Una hora antes del inicio del concierto, empezaba a arremolinarse el público en la explanada del Auditorium, frente al mar, hablando del cartel que estaba a punto de saborearse.

Con puntualidad religiosa empezó la gala, que duraría algo más de dos horas.

Todas las galas cuentan con un conductor, más o menos avezado, más o menos atractivo, más o menos de moda. El elegido para la ocasión, fue el excelente actor granadino afincado en Almería, de dicción impoluta, Jesús Herrera. Bocados de clásicos, bocados de poesía, bocados de sketches cómicos, incluso bocados de recitales, acompañado del pianista Alfonso Aroca (miembro del cuadro del flautista cordobés Sergio de Lope): “la que diga que no miente, que diga que no respira”, letra de Pepe Marchena, muy cantada por soleares y por otro granadino universal: Enrique Morente.

IMG_0621

El cómico demostró un amplio bagaje en su carrera. Sobrado en recursos supo integrar la emoción de un niño imitando el pitido enfebrecido de un silbato (niño que resultó ser hijo de una afamada cantante almeriense); niño que también le proporcionó mucho juego a lo largo de la gala.

La encargada de abrir el espectáculo fue la joven bailaora almeriense afincada en Madrid, alumna de María Pagés, Nuria Martínez. Se hizo acompañar por un cuadro espectacular, que goza de excelente salud y prestigio tanto en las tierras almerienses como fuera de ellas: el cante de Rocío Zamora y Cristo Heredia, y el toque bien sobrado de compás de José Bellido.

IMG_0618

En honor a la tierra de Pedro el Morato, Nuria empieza bailando por tarantos, un baile recogido, sentimental, sobrio, casi dramático en sus llamadas, desplantes, escobillas y escorzos, recordándonos a Carmen Amaya y en su momento más contemporáneo, a la granadina Alba Heredia.

El taranto de Almería nació de la oscuridad (…) buscando la luz del día”, que cantó Rocío Zamora.

De tarantos, casi zambra, vira el cante y el baile por tangos.

Continuó el cuadro y baile de la granadina Conchi Maya, un torbellino de energía y guiños a las bailaoras antiguas, a las bailaoras viejas formadas en la fiesta, lejos de la academia y a su visceralidad, al recurso del mandil como metáfora incluso del capote. El cante por soleá de Antonio el Genial le puso alas en los volantes :

la noche del barro cayó
la noche del barro
y en vez de
salí desnuda
salió ‘vest
ía’ de blanco
y en vez de
salí desnuda
salió ‘vest
ía’ de raso”

letra que tanto ha popularizado otra Morente, Estrella.

IMG_0635

Después de la Maya, la gala propició un giro. Hubiera sido el momento de un interludio, de comentar en el bar junto a una tapa y a un refrigerio lo que allí estaba pasando, de visitar el cuarto de baño e incluso salir a la calle a echar un pitillo. El flamenco no es un género para disfrutar a palo seco, parte importante de su concepto está asociado al buen arte de comer y beber.

Continuó pues otra clase de espectáculo, la presentación del álbum “A night in Utrera”, último trabajo de Sergio de Lope, sin duda continuador del camino abierto por Jorge Pardo. En buena ley conviene alabar la calidad de los músicos, el empaque, la unión y estrechísimo compás. Flamenco y jondura. Flamenco y loops. Cabe destacar su joven vocalista, el cantaor que sampleaba a los micrófonos, Matías Lópes “El Mati”, o la invocación a Morente y Sonic Youth.

IMG_0662

También cabe destacar el baile de Cristina Ribera, que vuelve a la revolución de Carmen Amaya o Sara Baras (décadas después), abandonando lunares y volantes en pro del traje masculino.

Y el fin de fiestas, por bulerías, levantó al público en una fuerte ovación acompasada. ¡ Hasta el conductor de la gala se echó un cantecillo y una patadilla, con más ganas que otra cosa !

Triunfó. El concepto de La Guajira triunfó. Cabe animar desde estas líneas al público para hacerse socio y disfrutar de lo que allí se encuentra; no es fácil ni económico mantener un local con semejante abanico opcional y semejantes vistas a una de las alcazabas más grandes y antiguas de Europa, la de Almería (a ver si la Junta de Andalucía toma nota y la recompone antes de que acabe cayéndose a cachos).

IMG_0704

Vaya un ole por La Guajira y por los flamencos.

CKS

Judías “Open your mind”

23 Mar

Estoy haciendo unas JUDÍAS CANELA con LARVAS de GORGOJO y RABO de CERDO MUERTO en salsa de CACAHUETES fritos y majados con AJO MORADO, para CHUPARSE los FINGERS. Incluso las nails (las de los feet, si llegas a ellos).
Aquí tenéis la foto, descreídos, que sois worse than santo Tomás.

judias con gorgojos

Ingredientes para 4 personas aspirando a su open minding:

– ½ kilo de judías canela (habrán estado en remojo durante 12 horas).

– 2 rabos pequeños de cerdo fresco (los rabos, los rabos frescos, no el cerdo, qué lástima).

– 1 buen puñado de gorgojos.

– 1 puñado de cacahuetes fritos(sí, pueden ser de bolsa, como la mitad, es decir, unos 75 grs).

– 2 dientes de ajo pequeños y morados (morado no es necesariamente sinónimo de cianótico; tampoco de meditación espiritual y trascendental, simplemente es que los ajos morados son más sabrosos que el resto y además son ibéricos, así que ayudemos a los agricultores peninsulares, pues está la cosa bastante regular).

– 2 chorizos picantes de la sierra de Los Filabres, por ejemplo Serón (Almería).

– 1 tomate hermoso, blando y rojo partido en trocitos pequeños.

– 1 hoja de laurel.

unos granos de pimienta verde.

– 1 trocito de tomillo de La Molineta (Almería, Sefarad). Si tus pies no se encuentran en La Molineta, podrás usar un trocito de tomillo que encuentres paseando por el campo. No lo compres. No es igual. Toma el de la naturaleza.

agua del mar Mediterráneo (¾ aproximadamente).

– 1 copita de vermú rojo.

1 ñora.

– 1 pizca (pizca es lo que cabe en 3 dedos) de picante del Gran Bazar (Estambul, Turquía), que está delirante a la par que rabiante (participio de presente).

– 1 cucharadita de cominos en grano.

– 1 cucharadita de cúrcuma.

– 1 cucharadita de garam masala.

ELABORACIÓN

Empezamos con el majado en nuestro preciosísimo almirez. Primero majamos los cacahuetes. Los reservamos en un platito. A continuación majamos los ajos partidos y con un pelín de sal para que no salgan como alma que lleva el diablo a la búsqueda de esos planetas nuevos recién descubiertos. Les echamos la cucharadita de cominos en grano. Partimos el tomate en daditos.

Ponemos al fuego una sartén mediana. Chorrito de aceite de oliva. Fuego fuerte. Cuando empieza a calentarse lo bajamos y echamos el majado de los cacahuetes. Damos unas vueltas. A continuación ponemos el del ajo y damos otras vueltas. Cuando nuestra pituitaria nos advierte de que (no, no es dequeísmo) el ajo está liberando su olor particular, volcamos el tomate troceado. Dejamos que empiece a hervir. Rociamos con la cúrcuma y el garam masala.

(Si no te acuerdas como se hace el garam masala, échale un vistazo a la videoreceta de Paco Fernández: POLLO GITANO FLAMENCO PUNK).

Regamos todo con la copita de vermú rojo, bajamos la temperatura del fuego y tapamos. Pasados unos minutos, cuando comprobemos la consistencia del pochado, lo apartamos del fuego y vertemos en la olla.

En nuestra siempre venerada olla exprés, echamos las judías con sus gorgojos (previamente remojadas judías y gorgojos al menos durante 12 horas). Le colocamos encima los rabos de cerdo muerto, bien muerto (sí, es que los rabo de cerdo no crecen de los árboles, crecen de los cerditos y de los cerdazos también).

Agregamos los chorizos, el agua del mar Mediterráneo hasta que estén tasamente cubiertas (si te pasas, se pueden quedar deslavazadas, y si no llegas, pueden quedar hechas un engrudo), agregamos también el pochado, la ñora entera, el laurel, la pimienta verde y la rama de tomillo.

Tapamos la olla. Cuando nos silba, no es que nos esté piropeando, no, es que nos está diciendo que bajemos el fuego al mínimo.

Apartamos del fuego o placa eléctrica, que todos habéis tirado por el camino de las placas y vitros eléctricas como si no hubiera un mañana y como si la luz la regalaran, nada más alejadísimo de la realidad; a los 40 minutos la apartamos del calor.

Esperamos a que se descompense, abrimos con precaución (sí, las ollas también las carga el diablo o Trump, no estoy segura), corregimos de sal si fuere (futuro de subjuntivo) necesario, acompañamos con arroz salvaje integral hervido, pan de centeno de verdad (no del que venden en los supermercados congelado, que es más falso que Judas) y una copita de vino tinto.

Salud, para disfrutar de la Vida.

PROPIEDADES NUTRICIONALES

La Organización Mundial de la Salud, que tanto vela por nosotros, nos sugiere que empecemos a comer insectos de una vez por todas, que somos demasiado finolis y no hay alimentos para todos en el planeta; o más bien digamos que los alimentos están repartidos como sólo saben repartir los poderosos, es decir, fatal y egoistamente ad infinitum.

Bien, parece ser que los gorgojos previenen el cáncer, reducen la inflamación, alivian alergias, estimulan el sistema inmune, tratan la artritis y artrosis, calma la tos, alivian trastornos del sistema digestivo y ¡¡¡los puedes criar en casa, con lo que te ahorras unos buenos cuartos!!!

En cuanto a las judías, son una de las legumbres más completas desde el punto de vista nutricional. Las propiedades de todas las alubias son similares entre sí. Cabe destacar su contenido en hierro. Los hidratos de carbono de las judías, y de las legumbres en general, son de asimilación lenta. Esto es de vital importancia para los diabéticos, quienes pueden consumir el producto sin ningún temor, así como para los prediabéticos con la curva de la glucosa invertida (que presentan bajadas bruscas de glucosa).

Proporciona un excelente aporte de potasio, antiedematoso y moderador de la tensión arterial, fósforo, indispensable para la memoria y el sistema nervioso en general, y magnesio, otro mineral que regular el correcto funcionamiento del sistema nervioso y combate la fatiga. Y todo esto sin hablar de la cantidad de fibra que poseen.

Así pues, una vez más sobran las razones para consumir legumbres varias veces a la semana. Con rabo o sin rabo, depende del grado de veganismo, canibalismo o erotismo…

Antonia Romero reivindica el cante de la mujer flamenca

10 Mar

IMG_0433

Benahadux existe. Existe desde el siglo VIII, Banu Abdus. Y en Benahadux hay una peña, en las afueras, a la que llegas después de transitar por un camino que asciende, sin asfaltar. Lleva a un cortijo encalado, espercochado, que mira al Cabo de Gata desde la cima de un otero. Ese cortijo que te brinda la vista espectacular del Cabo, del Valle del Bajo Andarax, del desierto, es “El cortijo la viña”.

Cada semana ofrece un espectáculo de artistas variopintos. El del pasado domingo 5 de marzo fue de un sabor insospechado.

Tomasa, la anfitriona y regenta del local presentó, con excelente criterio, el perfil histórico de la mujer dentro del flamenco. Ni más ni menos, ni mejor ni peor que dentro de otros ámbitos de la vida, es decir, apenas relevante. Ser mujer a lo largo de la Historia, incluso en nuestros días, salvo contadas excepciones, es sinónimo de ninguneo, ñoñería, debilidad y todos esos calificativos despreciables que el hombre se ha encargado de echarnos encima.

Con excelente y documentado criterio, Tomasa explica que fue a partir1830 cuando se empieza a hablar de algún nombre femenino. Normalmente mujeres entroncadas con grandes estirpes flamencas. En la mayoría de los casos mujeres que empiezan a cantar para exteriorizar las penas y sacarse unas perrillas al enviudar.

Pastora Pavón “La Niña de los Peines”, mujer de Pepe Pinto, Dolores Jiménez, “La Niña la Puebla”, mujer de Luquitas de Marchena serían sin duda las dos más punteras, pero no las únicas. Otras mujeres magnas fueron María La Borrico, Mercedes Fernández “La Serneta de Jerez” (famosa por su soleá), Paca Aguilera de Málaga, la Tía Anica la Piriñaca (soberbia especialmente en la seguiriya), María Fernández “La Perrata” (de los Perrate de Utrera), Enriqueta de los Reyes, “La Repompa” (famosa por sus tangos), Pastora Imperio (cantaora y bailaora), Antonia Gilabert, “La Perla de Cádiz” (familia de Camarón). Carmen Linares, Montse Cortés, Estrella Morente, Ginesa Ortega son otras grandes actuales.

IMG_0431

Se habla, en definitiva, de la mujer como auténtica transmisora de los cantes. Sin pretenderlo, pues los cantes han sido (y siguen siendo aún) la BSO que acompaña las faenas del hogar (y bien sabemos a quién suele tocarle faenar).

Con esa fantástica introducción, iniciamos un viaje por el tiempo y por los cantes interpretados por mujeres, partiendo de los más antiguos, hasta llegar al pop. Nos acomodamos en el transbordador y nos dejamos guiar por nuestra cicerone sin tregua, Antonia Romero.

IMG_0426

Con la velocidad del pensamiento nos sitúa Antonia en los momentos duros que fueron los años de la posguerra. Nos lleva a la Tía Anica la Piriñaca, una de las voces más jondas y afillás del cante. Por tientos, rematando por tangos de la Repompa.

Siento que me daban, que me estaban dando los ‘suores’ de la muerte cuando me acuerdo de ti. Qué quieres de mi hasta el agüita que bebo te la tengo que pedir”.

Continúa el paseo sublime por verdiales de María la Talega con una bravura sonora desconcertante.

En la cruz santa del barrio un sereno se dormía, y la cruz le daba voces: ¡sereno, que viene el día! “, (la letra es del cantaor granadino del primer tercio del s XX, Frasquito Yerbabuena, cantada normalmente por fandangos, desde el Cojo de Málaga hasta Enrique Morente y Carmen Linares).

De los verdiales nos lleva al Concierto de Aranjuez, del maestro Rodrigo, con una tesitura vocal próxima a Paloma San Basilio. Aunque la voz de Antonia tiene sabor antiguo, a Jerez, al Chocolate, al Agujeta, a la Tía Anica la Piriñaca, están salpimentada por el contexto actual donde se desenvuelve. Es una mujer de su tiempo, y de la misma manera que encontramos en ella a Caracol, también encontramos a Morente; no a Estrella, al padre, a don Enrique Morente.

De Aranjuez nos catapulta a Cádiz y a sus aires marineros, con unas alegrías de la Perla de Cádiz, tocadas al dos (sí, los flamencos son así, poseen su jerga inexplicable para otros músicos).

Volvemos a Jerez con una de las mejores seguiriyeras de la Historia: Tía Anica la Piriñaca. La voz desgarrada de Antonia, su cante temperamental engarzado en pasión y aplomo, arrancó más de una lágrima entre el público.

IMG_0438

Ay ay ay, qué desgracia la mía (…) que to los pasos que palante doy se me vienen patrás. Como una cosita mía te he mirao yo, pero quererte como yo te quería eso se acabó. Como sé que contigo no me voy a lograr, así mis penas quieren venir pa menos y siempre van a más (…) siente tú mis fatigas, siente mis penas, que yo sentiré las tuyas cuando tú las tengas”.

Continuamos el viaje por bulerías de la Chaqueta, donde la Romero se maneja con una soltura especial para transmitir la devastación que causa amor. Recuerda a Fernanda de Utrera, a Bambino, a María Jiménez.

Quiero verte una vez más y devolverte aquel mechón de pelo que te di antes de tu falsedad”.

Tú te vas. Yo me voy. Y al perderte voy ganando (…) ver si sabes decir las cosas de amor que yo te decía tanto”.

Y vira por soleá, meciendo los tercios como Morente.

No me mientas, libre quiero yo vivir, libre me parió mi madre, vivo tranquila en el mundo que a nadie le he hecho yo ná, a ver quién vive en el mundo con esa tranquilidad”.

Me preguntan si te quiero, y digo yo que ni verte, te quiero más que a mi vía, con eso engaño a la gente, pa que de mi no se rían”.

IMG_0417

La acompaña el toque discreto y sereno de Juan de Dios Santiago, tocaor gitano y analista sanguíneo (sí, el que analiza la sangre cuando te haces una analítica). Los gitanos invisibles existen. Juan de Dios es uno de ellos (qué lástima que se abortara nuestro programa televisivo “Gitanos Invisibles” al no renovar el partido en el poder la licencia a la MTV, la cadena para la que producíamos el programa; el partido en el poder prefirió apostar por el fútbol, así que le quitó la licencia a la MTV y se la dio a la tele del Real Madrid).

IMG_0463

Acabamos la ruta con un cuplé por bulerías, ¡al cinco! de Manuel Vallejo, que no hay regla sin excepción.

Después de tan delicioso viaje, no cabe mas que seguirle la pista a esta mujer de extrema sensibilidad y matices, que empezó cantando pop antes de cantar boleros, antes de cantar flamenco.

IMG_0429

Juan Pinilla, el arqueólogo del cante

24 Feb

img_0364

El pasado viernes 17 de febrero tuvimos el honor de disfrutar y grabar la actuación de un artista singular, una rara avis dentro del flamenco, el granadino Juan Pinilla. Juan, al contrario de lo que asevera Rancapino (“el flamenco se escribe con faltas de ortografía”), es un cantaor y compositor culto, universitario, escritor, periodista, comprometido, profundo conocedor de los cantes, curtido en las peñas flamencas y defensor de las mismas. Fue nominado a los Grammy latinos por un disco con el poeta Fernando Valverde. Hace poco se atrevió a versionar temas de los Clash… ¡encajados al flamenco! No es la primera vez que se lanza con estas extravagancias. Pinilla ha llevado al flamenco a Nietzsche, a Groucho Marx y al Che Guevara.

Esto no hace que su ego le impida seguir firme con sus principios. Y restregándose en los mismos lugares y con la misma gente que, de alguna manera, forman parte de quién es su persona.

La noche del viernes el artista de Huétor-Tájar desplegó un alarde de sabiduría inusual en los músicos. Adentrándose en cantes ya casi perdidos, los desgranó, argumentando su origen y rescató letras que pocos aficionados sabíamos de su existencia.

Así pues abre el concierto por jaberas, cante que difícilmente escucharemos en un festival flamenco al uso (jaberas viene de haberas, las mujeres encargadas de manejarse con las habas). Las jaberas derivan de la familia del fandango. Continúa por caña, llena de color, y tonalidades, tanto vocales como las esculpidas por David Caro, el tocaor almeriense que suele acompañarle. De la caña, cante de compás, salta a los aires mineros, cantes libres, rememorando las volutas y tesituras vocales de Marchena y Valderrama.

Dentro de estos aires mineros, se pasea por Murcianas, recogiendo algunos cantes del Cojo de Málaga, abriendo un catálogo insospechado de cantes varios avezados por estos aires. Sigue por levanticas, también del Cojo de Málaga, algunos de estos cantes rescatados por Esperanza Fernández.

Remata las mineras por tarantos, el palo almeriense, con letra dedicada a la labor de la peña El Morato. Hace referencia a los trovos (poetas de la improvisación oriundos de las Alpujarras granadinas y almerienses), que descienden a Gádor y a sierra Almagreda a principios del siglo XX a buscarse la vida en la minería y dejando su impronta en los cantes de estos lugares.

Con el público embriagado, en el bolsillo, cambia completamente de tercio, de cante, y va hacia Cádiz. Por alegrías brinda un homenaje espectacular al gran Chano Lobato.

Y por seguiriyas (Reniego yo de mi sino”) de Tomás Pavón, de Antonio Mairena y de El Chocolate (después) cierra la primera parte del concierto, con el público en pie fundido en una ovación espectacular, entregado a una catarsis colectiva, abrazos y oles, que apenas dejan salir del recinto al artista para disfrutar del descanso.

La segunda parte, por difícil que pareciera, sigue creciendo. Pinilla rebosa seguridad, ingenio, sosiego, didacticismo, abre por farrucas, para placer de los asistentes. La farruca es otro palo lamentablemente arrinconado y que difícilmente se puede escuchar en festivales, o en otro lugar que no sea realmente una peña flamenca (sepa el lector neófito al flamenco, que la farruca es uno de los palos más jóvenes, de probable origen gallego astur).

Continúa por Málaga: “que te quise con locura yo en mi ‘via’ negaré, mira que cariño fue que siento la calentura que tuve por tu querer”, letra por malagueñas de Cayetano Muriel, Niño de Cabra (1870-1947) y Malagueña del Canario. Y mete letra hablando de Villagarcía, Almería. Continúa por malagueñas del Niño la Isla.

Sigue por soleá por bulerías, invocando a Tomás Pavón y a la Niña de los Peines, hablando de la importancia de escuchar y estudiar a los antiguos.

Presenciamos en vivo una auténtica arqueología y antología del cante.

Hace un recorrido impensable, ordenado y metódico por fandangos, iniciando el viaje desde Almería, fandangos de Almería y del Niño la Rivera. Una soberbia deconstrucción del viaje, si tuviéramos que hacer una metáfora de la gastronomía actual.

Cuando salía a cortar las uvas por año nuevo”. De Manolo el Ruso. Fandango abandolao de Málaga, al sur de las Alpujarras, por la zona de la Axarquía.

Fandango de Paquillo el del gas. Vira a jabegotes.

Continua por fandango de Pérez de Guzmán por Pepe Sorroche: “Y conmigo las caricias, amores tienes con otros, y conmigo las caricias. Si te quieres divertir cómprate una guitarra y no te acuerdes de mí”.

Y como no, fandango de Lorca/Morente (Virgin, 1998): “la esposa triste se bañaba en el río de la sierra. Por el cuerpo le subían los caracoles del agua, la arena de la orilla”.

Fandangos de Lucena: “en criticar y murmurar el tiempo que las gastao, mejor lo fueras empleao en blanquear tu fachá que sucia te la han dejao”.

Que se mea en el perejil

en mi casa tengo un gato

cada vez que estoy borracho

me echan la culpa a mí

como lo pille lo mato”.

Y de los Huétor: “la rosa que te trají

si no te la fuera traío

no te la fueras ponío”.

pinilla-dav-delgado

Autor de la foto: Peña El Morato. David Delgado al toque, Juan Pinilla, Baldomero Cortés, José Villodres.

Cierra con fin de fiesta por bulerías. Se suman artistas locales de primera línea: David Delgado “Niño la fragua” al toque, José y Daniel Muro, Baldomero Cortés al los cantes.

pinilla-dv-delgado-baldomero-jose-villodres

Autor foto: Peña El Morato.

Bailaron casi todos!!!

Y acaba homenajeando a Enrique Morente, “Borracho de amor”.

En ocasiones como esta, nuestro oficio de periodista vuelve a cobrar sentido. Así lo vivimos quienes asistimos a su actuación en la peña flamenca El Morato (Almería).

Los pimientos rellenos de Khevir

17 Ene

“Los pimientos son una de las mejores bondades que podemos echarnos a la boca y a la vida”. CKS.

pimientos-rellenos-khevir

Hay familias que aman la gastronomía desde todos y cada uno de sus lados. Una de esas familias es la de Khevir. Presenciar y abrir los sentidos a su trabajo impoluto en el laboratorio donde se gestionan los pensamientos, es decir, la cocina, es un gustazo para unos pocos privilegiados. Khevir, el gran mago de nuestro admirado laboratorio, es generoso ad infinitum; gracias a esa cualidad en peligro de extinción en este desaconsejable mundo, tenemos una de sus recetas. Es tan fácil, como saludable. ¡ Y deliciosa a más no poder !

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

– 500 grs. de carne de pavo picada.

– 1 taza de arroz integral.

– 1 pimiento rojo y bien hermoso por comensal.

– 1 cebolla picada juliana.

– 2 dientes de ajo medianejos.

– 1 puntita de chile (si no tienes chile, puede ser igualmente guindilla ibicenca –que tanto nos gusta-, o guindilla peninsular mesetaria o incluso, a unas malas, puedes tomar prestada una guindilla a tu vecino, que se cree ‘guay’ y ha plantado varias macetas de guindillas varias en su ventana).

– pizca de: canela, pimentón (dulce o picante, aunque preferentemente la segunda opción), orégano y tomillo.

– 2 tomates rojos, bien hermosos también y maduros (para la salsa).

– chorrito discreto de vino tinto.

– queso feta.

– sal marina.

– aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

En una cacerola con agua hirviendo colocamos los pimientos durante 5 minutos para ablandarlos un poco. Pasado ese tiempo, eliminamos el agua y cortamos lo que serán las ‘tapaderitas’ con su rabito. Las reservamos junto a los pimientos, pues al final del proceso las volveremos a usar (si queremos).

En una sartén ponemos aceite de oliva a fuego vivo. En el mismísimo momento en el que empieza a humear, lo bajamos y echamos la cebolla picada a juliana, los ajos picados del mismo modo y el chile -de cuya procedencia ya hemos hablado-. El fuego muy lento, a su ser. Movemos de vez en cuando.

Cocinar requiere una cualidad importante: la observación; así pues, cuando observando el pochado compruebas que la cebolla parece convertirse en transparente, lo que te está diciendo ese pochado es que este es el momento de añadirle lo último que tuvieras pensado antes de apartarlo del fuego.

En este caso lo que vamos a echar a ese pochado es la carne de pavo picada. Subimos un poco la temperatura del fuego. Agregamos los tomates partidos en dados. Damos unas vueltas y tapamos. Dejamos pochar a fuego flojo unos minutos. Echamos el chorrito de vino tinto. Removemos y dejamos tapado otro par de minutos más. Enriquecemos con todas las pizcas: la de canela, la de pimentón, la de orégano y la de tomillo. Si es necesario pondremos en este instante otra pizca, la pizca de sal.

Mientras hacemos el sofrito, pochado o rehogado, en otra cazuela estaremos hirviendo el arroz integral. Una vez hervida la medida de arroz para este relleno, una taza mediana, mezclaremos bien con el rehogado.

Apelando a nuestra capacidad de observación, veremos que el relleno de los pimientos va espesando. Y así es como lo queremos. Entonces, con mimo y cuidado lo introduciremos dentro de los pimientos.

Una vez rellenos, le ponemos por encima un poco de queso feta en la parte superior. Si no tuviéramos queso feta, por vaya usted a saber qué motivo, podemos juntos, e incluso en solitario, sustituirlo por otro queso suave.

De esta manera colocamos los pimientos en una fuente de horno y los metemos en el mismo a unos 160º (pero hay que estar al loro, que los hornos son como los matrimonios, cada uno va a su bola). Durante unos 20 minutos aproximadamente (aquí debemos seguir haciendo uso de la cualidad ‘observación’, no fuera a ser que se nos quemaran).

Un buen pan de centeno, una buena ensalada verde y variada y un buen vino tinto nos auparán al séptimo cielo de los sentidos.

PROPIEDADES NUTRITIVAS

De los pimientos o de su gran principio activo, el betacaroteno: es un fitonutriente de la familia de los carotenoides. Pero realmente el betacaroteno es un pigmento. Es el pigmento que da el color a las hortalizas amarillas-anaranjadas, o rojas. Cuanto más roja es la pigmentación, más concentración de betacaroteno hay en la verdura. Por tanto, el pimiento rojo es el rey del verano.

Este pigmento (betacaroteno), se puede convertir en vitamina A, si el organismo, sapiente, así lo estima. E incrementa hasta 3 veces la absorción del hierro, ¡tenedlo en cuenta, anémicos ferropénicos!

Para seguir recordando las propiedades del betacaroteo o, lo que es sinónimo en este caso, del pimiento rojo, es bien aconsejable echar un ojo a este mismo epígrafe de la siguiente receta: https://gastroflamencopunk.wordpress.com/2013/06/29/el-betacaroteno-como-la-bicicleta-es-para-el-verano/

Ésto, es flamenco en… Almería

3 Ene

He aquí el principio de un nuevo formato televisivo: “Ésto, es flamenco”. En esta primera entrega veremos “Ésto, es flamenco… en Almería”.

El programa “Ésto, es Flamenco” es un espacio audiovisual dónde se aúnan actuaciones en directo llevadas a cabo en peñas, asociaciones culturales y musicales, o fiestas privadas, con declaraciones de artistas flamencos y responsables u organizadores de las peñas, haciendo hincapié en el fundamental aspecto didáctico, breve pero asertivo del arte flamenco, un folclore que vuela sin fronteras, como bien reconoció la UNESCO: patrimonio inmaterial de la humanidad.

Se trata de un programa de temática flamenca en directo, en la peña, en la reunión, con los aficionados locales, en la fiesta, pero, sobre todo, un programa planteado desde una óptica seria, objetiva, rigurosa y diferente.

Con este formato se pretende cubrir el vacío existente, y llenar el hueco de la demanda popular que existe, acercando el flamenco a través de la pequeña pantalla al telespectador. Ésto, es Flamenco rescata una clase de flamenco impensable de otro modo. Ésto, es Flamenco se hace eco del flamenco de rancio abolengo, del flamenco primitivo, del flamenco experimental, del flamenco de nuestros jóvenes de barrios, del flamenco indispensable de nuestros mayores, ya retirados, o del flamenco regurgitado por extranjeros que, enamorados de él, lo practican. Tanto de los cantes, como de la parafernalia necesaria para llevarlos a cabo.

Ésto, es flamenco, se nutre de los artistas locales de cada lugar al que se desplaza.

Ésto, es Flamenco es un programa atemporal, distinto, con ritmo, divertido, interesante y único. Ésto, es flamenco no conoce fronteras, con lo que nos encontraremos con un “Ésto, es flamenco en… Almería”, “Ésto, es flamenco en… Granada”, “Ésto, es flamenco en… Andalucía”, “Ésto, es flamenco en… Madrid”, “Ésto, es flamenco en… Tokio” y “Ésto, es flamenco en…” cualquier parte del mundo, puesto que el flamenco es patrimonio de la humanidad.

Pollo Gitano Flamenco Punk

7 Dic

El pollo gitano es muy viajero. Va desde la India hasta la península Ibérica eligiendo Andalucía como fin de trayecto (por el momento). En su viaje va aprendiendo de todos y cada uno de los lugares por donde pasa. Ingredientes, especias, sabores, colores, ¡casi olores! y  música. La música, ese elemento fundamental para acceder a los estados mentales más hermanados y cooperantes.

Ingredientes para un ‘puñao’ de amigos:

  • 2 cebollas
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 4 tomates rojos maduros
  • 1 hoja de laurel
  • pasta de ajo (2 dientes) y jengibre (un trozo pelado)
  • otro trozo más de jemgibre
  • cucaradita de cúrcuma
  • cucharadita de pimentón
  • 2 cucharaditas de GARAM MASALA (explicación didáctica y perfecta en el vídeo).

ELABORACIÓN

Todos los ingredientes los vamos pochando en una sartén o vasija de barro. A fuego muy lento. Una vez conseguido el pochado, agregamos el pollo que, partido en trozos, ha estado macerando unas horas previas a su guiso.

Cuando llegamos a observar que el pollo está casi hecho, añadimos las lentejas ya hervidas. Servimos con cilantro, romero, albahaca y arroz integral hervido.

Una vez leído este breve texto, entra en el estado mental al que te llevará la música y musicalidad del vídeo. ¡Entra!

Salud, para disfrutar de la Vida.